TODAS LAS CHICAS BESAN CON LOS OJOS CERRADOS, ENRIC PARDO

Estándar

Grande. Esta es la mejor palabra que describe la primera novela del guionista Enric Pardo. Todas las chicas besan con los ojos cerrados es uno de los mejores libros que he leído últimamente. Como bien dice el padrino de esta obra, Berto Romero, en su prólogo, lo que engancha y sorprende no es la historia de amor central que puede parecer tópica-típica a simple vista, sino la gran verdad que cuenta el autor sobre determinados estereotipos.

Álex y Natalia. Dos protagonistas de veintilargos, guapos, con profesiones de éxito, que disfrutan de su vida urbanita en Barcelona y que en un momento dado sus caminos se cruzan. Aparentemente parece que la novela vaya a contarnos uno de tantos amores y desamores pero estos personajes son la clave del libro porque a través de su relación Pardo desgrana cómo vivimos el amor la gran mayoría de los jóvenes a partir de los 25-30 años. Cómo buscamos de manera incansable a alguien que nos complemente a la perfección cuando quizás ese alguien ya está a nuestro lado y nos empeñamos en mirar otras caras, besar otras bocas y conocer otras almas porque nos han enseñado a querer siempre más y más y sobre todo a intentar conseguir lo que no tenemos.

La obra también refleja como el papel del hombre esta cambiando en la sociedad: antes la figura masculina era la decidida, la dura, la menos sensible, la valiente, la que traía el pan a casa… en este caso Alex es inmaduro e inseguro y debe reflexionar y desgranar qué es lo que siente en cada momento y por qué. Además, a través de sus páginas el autor hace un amplio repaso de los diferentes estereotipos de mujer que pueden formar parte de la vida de un hombre y qué momento determinado ocupan en ella. Aspecto interesante que puede atraer de manera notable al género femenino porque, en mi opinión, lo que explica es real como la vida misma.

Acabando y dejando a un lado la temática de la novela, la autenticidad de su lectura la dan los instantes que se explican. Instantes concretos, sencillos, muy visuales, muy dialogados y directos. Momentos como los que habremos vivido cualquiera de nosotros alguna vez. Pardo no se anda con rodeos, va al grano y eso engancha. Si Álex piensa que Natalia es impresionante la primera vez que la ve, Pardo lo cuenta, si Natalia se siente violenta porque Álex conoce más de su vida personal de lo que a ella le gustaría lo cuenta. Pardo lo cuenta todo, tanto lo bueno como lo malo… pero es que de lo bueno y lo malo viven los grandes amores… no existe la euforia eterna, ni las mariposas de por vida, ni la nube que nos lleva a todas partes… El amor vive básicamente de lo bueno pero también de lo no tan bueno y su supervivencia reside en equilibrar la balanza.

Acerca de fanipino

Soy comunicadora de vocación y profesión. Estudié periodismo en la Universitat Autònoma de Barcelona y me especialicé en relaciones públicas y gabinetes de comunicación. También he realizado cursos en Community Managment. Actualmente llevo la sección de sociedad en Onda Cero Catalunya donde también he editado y presentado informativos durante dos temporadas. Para mí cada día es una hoja en blanco que cada uno escribe de la manera que elige. Vivir de manera positiva y sonreír siempre son para mi las claves del éxito.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s